Gulab Jamun

Gulab Jamun:

El gulab jamun es un dulce de la cocina india y pakistaní. Esta especie de bolitas borrachas son sencillísimas de preparar y perfectas para un postre diferente, y desde luego ideales como broche final de una comida con aires exóticos.

Elaboración: 40 minutos
Porciones: 4 raciones
Dificultad: Fácil
Postre

Vas a necesitar:

Satén para sofreír
Bol profundo para mezclar
Cazo pequeño para el caramelo

Ingredientes:

Para el sirope:
500 ml de agua
440 gramos de azúcar
3 vainas de cardamomo
2 palos de canela en rama
3 estrellas de anís
1 cucharadita de agua de rosas
1 hebra de azafrán (opcional)

Para la masa:
75 gramos de harina con levadura incorporada
25 gramos de leche entera en polvo
125 gramos de queso crema
12 uvas pasas sin pepitas
Aceite vegetal para freír
Harina para rebozar

Procedimiento:

Comenzaremos preparando el sirope. Para eso mezclamos en un cazo el agua, el azúcar y las especias y lo calentamos todo suavemente hasta que veamos el azúcar disuelto en caramelo.

Entonces subimos ligeramente el fuego y lo llevamos a ebullición, dejándolo cocer durante cinco minutos sin tapar y sin remover. Retiramos del fuego, añadimos el agua de rosa y el azafrán para que los gulab jamun adquieran un color anaranjados, y lo dejamos enfriar.

Mientras mezclamos en un bol la harina, la leche en polvo y el queso fresco hasta obtener una masa blanda. La pasamos a una encimera enharinada y la amasamos con las manos durante cinco minutos.

Vamos cortando porciones del mismo peso, como de 20 gramos aproximadamente, y envolvemos la masa alrededor de una uva pasa, haciendo pequeñas bolas sin grietas con nuestras manos ligeramente enharinadas, o bien embadurnadas de mantequilla.

Ponemos una sartén honda al fuego y calentamos aceite vegetal, echando las bolitas para que se vayan friendo durante aproximadamente tres minutos, dándoles vueltas con cuidado para que se doren por todos los lados.

Las pasamos a un plato con papel de cocina para que escurran y rápidamente las echamos en el sirope especiado, dejándolas que se empapen un mínimo de una hora.

Tanto solos como acompañados por unos pistachos picados, helado de vainilla o nata, los gulab jamun son unos bocaditos irresistibles que empiezas a comer y es difícil de parar. Se guardan en la nevera si sobra alguno, dentro de su jarabe especiado.

 

Comparte tus comentarios vía Facebook
2018-05-14T19:18:29+00:00